Chris Rossi se propuso renovar el esquí insignia de Radar con un objetivo en mente. Quería diseñar un esquí acuático de slalom que llevara más velocidad y generara mejor ángulo que cualquier otro en el mercado.
Los biseles más redondeados permiten que el esquí se mueva de un canto a otro más rápido, mandándote con mayor anticipación a las boyas que nunca.Esqui acuatico Radar Vapor

Una nueva forma cóncava le da al esquí más apoyo en el giro, produciendo giros ajustados y potentes que parecen automáticos.

La última pieza del rompecabezas fue el nuevo perfil de rocker de Radar; mover el punto de contacto más cerca de tus pies hace que el esquí se mantenga nivelado durante todo el recorrido. Esto aumenta la velocidad detrás del barco y te permite mantener esta velocidad durante el giro. El nuevo Vapor es, sin duda, el mejor esquí de Radar hasta el momento … hazte con el en tu tienda de esquí acuatico!

Análisis del Radar Vapor de 2018

La primera generación de Vapor (2014-2015) se comparó apropiadamente con los coches deportivos italianos. Eran rápidos y proporcionaban un rendimiento extremo al esquiador que podía manejarlo. La segunda generación de Vapor (2016-2017) tuvo todo el rendimiento de la versión anterior, pero más pulida y con mucha más sofisticación. La nueva versión de 2018 ofrece tanto rendimiento como las versiones anteriores con un nivel adicional de refinamiento.

Impresión general:

El esquí gira sin esfuerzo y genera tanta velocidad como el mejor esquí en el mercado, pero quizás el atributo más importante del nuevo Vapor es el equilibrio. Este esquí náutico facilita que el esquiador siga fluyendo en la dirección correcta.

Boya a estela

Desde las boyas a la estela, el Vapor mantiene el ángulo y crea velocidad con sorprendente poco esfuerzo del esquiador. Parte de esto es el resultado de que el esquí lleva una velocidad considerable durante el giro. Los esquiadores pueden descubrir que pueden hacer más pasadas con menos fatiga en el nuevo Vapor. La falta de fuerza requerida es uno de los muchos factores que se traducen en un mayor control general y en una esquiada más relajada.

De la estela a la boya

Ganar ángulo en el recorrido es prácticamente automático. El esquí fluye desde el centro del recorrido rápidamente y se mueve al canto a un ritmo que te sorprenderá la primera vez que lo sientas. Esto contribuye a una actitud de inclinación hacia la boya. Estos mismos atributos también entran en juego después del vértice y dan como resultado más velocidad después de la boya.

Off Side

El equilibrio inherente del esquí facilita que el esquiador se mantenga centrado en ambos pies y fluya durante el giro. Cuando el esquiador comienza a iniciar el giro, el esquí rápidamente crea un arco apretado y se dirige hacia las estelas con sorprendente velocidad.

On side

Los giros son básicamente a “prueba de tontos” y automáticos. Siempre que el esquiador no haga nada espantosamente malo, el esquí girará cuando se lo pidan y creará un gran ángulo. Las generaciones anteriores de vapor requerían más presión en el pie delantero para activar el giro. Los esquiadores siempre deben esforzarse para avanzar en On Side, pero este esquí te perdonará más que a la mayoría si no lo haces.

Conclusión

El 2018 Radar Vapor es un esquí que simplemente funciona. El Vapor 2016-2017 fue un clásico, y el Vapor 2018 es aún mejor.

¿Se recomienda comprar este esquí acuático de eslálom? Sin duda es la elección perfecta.

Configuración oficial del radar https://www.radarskis.com/finsettings/