Sea cual sea el nivel o la edad del esquiador, estos consejos te serán de ayuda

1. Comenzando el paseo: como llevar a un esquiador acuatico

Cuando un esquiador acuático se mete en el agua, el motor de la embarcación debe estar apagado. No solo al ralentí, sino completamente. Esto es así para todos los tipos de barcos, especialmente si es fueraborda o intrafueraborda.

Si hay una muy buena razón por la cual no puedes hacer esto, al menos asegúrate de que la persona se meta en el agua lejos de la hélice.

Una vez que el esquiador acuático está en posición, con la cuerda tensa, las puntas de sus tablas de esquí acuático (o monoski) fuera del agua y con las piernas y los pies mirando hacia la embarcación, puedes darle algo de potencia. Pero no mucha. En el caso de niños pequeños, la fuerza para sacarles del agua será mínima.

Lleva la embarcación a la velocidad mínima necesaria para arrastrar al esquiador hacia la superficie del agua, y luego mantén esa velocidad durante unos momentos antes de comenzar a aumentarla. Dar mucha potencia al motor demasiado pronto, quitará al esquiador el palonier de las manos o les hará perder el equilibrio y caerse.

Una posibilidad es que el esquiador comience sentado en el muelle en lugar de en el agua, pero nos recomienda hasta que haya dominado los principios básicos del esquí acuático.

2. La tirada: Remolque del esquiador acuático

Para un esquiador acuático principiante, una velocidad de crucero de alrededor de 20 millas por hora (32 km./h.) es un buen ritmo. Es lo suficientemente rápido como para mantener al esquiador en posición vertical con tensión en la cuerda y es lo suficientemente rápido para que disfrute, pero no va a causar un nerviosismo indebido ni tampoco hará que el viaje sea innecesariamente desafiante.

Para los esquiadores experimentados, las velocidades de hasta 30 mph. (48 k./h.)  probablemente estén bien. La velocidad máxima recomendada para la mayoría de los esquiadores acuáticos profesionales que participan en eventos competitivos es de 36 mph. (58 km./h.). Es una buena idea considerar esa velocidad como la máxima a la que deberías remolcar a alguien.

Para obtener el giro más suave, más seguro y más cómodo, el barco debe trazar la forma básica de un ojo de cerradura en la superficie del agua. Eso significa que, para girar a la derecha, primero debes hacer un pequeño giro hacia la izquierda, luego completar un arco largo y lento hacia la derecha. Esta maniobra saca suavemente al esquiador acuático de la estela y le permite seguir el giro sin luchar contra las olas.

Si tienes que arrastrar a un esquiador a través de la estela o si ha expresado su interés en cruzar la estela para divertirse, intenta atravesarla en un ángulo de 45 grados. Eso ayudará a minimizar el efecto de las olas y les permitirá mantener el mejor control. Este enfoque también es válido para cruzar la estela de otros barcos o pasar sobre olas naturales).