Pasos simples para disfrutar con tu perro mientras pasas un día de wakeboard

Nada es mejor que un cálido día de verano en el barco practicando wakeboard o esquí acuático, pero no es lo mismo si dejas a tu mascota favorita en casa. Si planeas llevar a tu amigo de cuatro patas en el barco este verano, además de llevar tu material de wakeboard y esquí náutico, hay algunos pasos simples que puede seguir para que el tiempo que paséis sea más seguro y agradable:

Déjalos aclimatarse al barco

Perro en barco de wakeboard

Antes de montar a tu acompañante durante el día de viaje por el agua, es una buena idea dejar que se acostumbre al barco (especialmente si es la primera vez). Permite que tu amigo peludo aborde el barco mientras está atracado y déjalo explorar para familiarizarse con estar a bordo.

Asegúrate de tomarte las cosas con calma al principio para que tu animal pueda establecer una “zona segura” en tu bote donde se sienta cómodo. Puedes hacerlo llevando algunas de las pertenencias de tu mascota y dejando que tenga un lugar designado a donde ir si se siente ansioso o asustado.

Protección solar

Al igual que los humanos, los perros también pueden quemarse por el sol. Este es especialmente el caso de los perros de pelo corto cuya piel no está protegida por pelaje extra. Si va a estar expuesto a la luz solar directa durante un período prolongado de tiempo, lleva un protector solar para tu acompañante también; asegúrate de consultar a un veterinario sobre qué protectores solares son seguros para tu mascota.

PFD (dispositivo de flotación de mascotas)

Aunque puedes pensar que tu mascota es el próximo Michael Phelps, la seguridad debe ser la prioridad número uno. Por eso es una buena idea tener un dispositivo de flotación designado para tu animal. Deberías poder elegir uno de estos en tu tienda local de suministros para mascotas, o llamándonos  a nosotros (Tel. 649 403 832).

Como siempre, observa a la mascota mientras nada por si ves signos de lucha (especialmente perros mayores, razas pequeñas, cachorros, perros de patas cortas o perros con poca grasa corporal).

Vigila la temperatura de la cubierta

El piso de tu embarcación y los muelles del puerto pueden calentarse mucho en el verano y posiblemente quemar las almohadillas de los cachorros. Haz todo lo posible para evitar esto controlando la temperaturas del piso y proporcionando sombra a tu animal (especialmente si ha pasado un tiempo desde su última inmersión en el agua). Si vives en un lugar donde las temperaturas son muy altas o en un lugar donde haya rocas afiladas, corales u otros objetos cortantes, es posible que desees buscar a tu perro un par de zapatos caninos para proteger mejor sus patas.

Lleva un montón de agua potable y alimentos frescos

Aunque esté rodeado de agua, debes asegurarte de llevar contigo agua potable fresca para tu cachorro. Los lagos y pantanos pueden contener contaminantes y lo último que quieres es un cachorro enfermo. Si vas a estar fuera más de un par de horas, asegúrate de llevar algo de comida para tu mascota también.

Asegúrate también de que todos los accesorios de pesca y otros objetos peligrosos se guarden de forma segura. Lo último que deseas es tener que hacer un viaje al veterinario debido a que tu mascota se ha enganchado con un cebo o un anzuelo de pesca.

Correa y arnés

Es una buena idea tener a mano una correa y un arnés para cuando tu lancha esté atracada. A pesar de que estás cerca de la orilla, tu mascota todavía necesita ser reprimida contra sus impulsos naturales de perseguir cosas.

Lleva suministros de desperdicios de perros

Si tienes intención de permanecer en el agua durante un período prolongado de tiempo, es una buena idea llevar contigo algunos suministros para el manejo de desechos. Bolsas de basura para perros, almohadillas para cachorros, periódicos o alfombras viejas son excelentes opciones para llevar a bordo. Cualquiera que sea el método que elijas, asegúrese de estar listo para cuando tu mascota tenga que encargarse de sus “negocios” o en la la plataforma de popa habrá alguna sorpresa.

Cuidado con las cubiertas resbaladizas

Cuando están mojadas, las cubiertas de las embarcaciones pueden volverse increíblemente resbaladizas (especialmente cuando en movimiento). Haz todo lo posible para evitar lesiones cubriendo el piso con revestimientos antideslizantes o limitando el movimiento de tu mascota mientras el barco está en movimiento.

En general, asegúrate de anteponer la seguridad y usar tu mejor juicio cuando el animal esté presente. Sigue estos pasos y ayudarás a que su tiempo en el agua sea una experiencia segura y divertida para todos.